CONCILIAR a MARGIE CASI POR COMPLETO.

Mi intención era desarrollar este asunto, durante los próximos días, y si la salud me lo permitía, de una manera más amplia. Sin embargo, creo que con lo aquí os ofrezco será suficiente. Quizás este tema no dé para más, si no se puede disponer de la película y verla sobre la marcha.

     Por otra parte, comunicaros que junto a todos vuestros comentarios, aquí publicados, me han llegado otros muchos a mi casilla privada de E-mail. Se me acumulan, pues, las películas por conseguir, después de tantas sugerencias… Todo llegará, supongo. Y ya tengo la que me indicó amablemente SILVIA LISSA, de Argentina (aunque todavía no he podido verla).

      No tenía una idea preconcebida, de “por dónde centrar el Blog”, aparte de lo meramente general de referirme a lo de la conciliación. Sin embargo, tras lo que se ha generado a raíz del artículo sobre la Soledad, y en referencia a esta película “CÓMO LE CONOCÍ” o “MARGIE”, pienso que el asunto del cine puede servir (tanto como cualquier otro) de línea conductora para profundizar en otros pensamientos e ideas, derivados del mismo. Entre otras líneas que vayan surgiendo…

      En estos días, y a ratos perdidos, he estado investigando sobre “MARGIE“. Lo que no ha resultado fácil, porque apenas si hay referencias en Internet sobre esta película (algo incomprensible, si tenemos en cuenta que alguna otra, mucho peor, del mismo Henry King, aparece por cualquier sitio. Léase “LA COLINA DEL ADIÓS”, a la que no salva ni San Cayetano bendito, por muy premiada que estuviese, en su tiempo, en los “antros” con alfombra roja. Y en la que ni los mismísimos William Holden ni Jennifer Jones parecen ser ellos mismos. ¡Vaya un bodrio, amigos! Al que tampoco salva ni su célebre canción, que, para más abundancia, casi aplasta por completo al filme, si es que el guionista y el director ya no lo hubieran hecho antes, con esa sucesión de aburridísimas escenas –con un irritante abuso de los planos medios- y ese ritmo narrativo tan deplorable…).

     Sin embargo, he conseguido averiguar varias cosas más, sobre MARGIE“. Quizás, la más importante, el nombre de la ciudad en la que se rodó. Me he llevado una sorpresa mayúscula, pues no se trata de Boston ni de ninguna ciudad del Estado de Ohio (aunque hay una referencia explícita a ese Estado norteamericano casi al comienzo de la película), sino de una ciudad que aparenta ser una suerte de mezcla de Las Vegas, Atlantic City y Miami. Nada que ver, pues, con el ambiente calmo y nada “kitsch” (entendido como arte que es considerado como una copia inferior de un estilo ya existente) que se aprecia en la misma. Esa ciudad, en estos tiempos, y desde una perspectiva meramente europea, resulta hueca, de casi nulo interés y hasta de muy mal gusto… Hablando en términos generales, con los riesgos que ya se presuponen cuando se generaliza.

   No -según decía- como una ciudad medio burguesa, casi al modo de las muchas de la Europa central, aunque con sus “puntos” de progresismo político. Desvelaré el nombre de esa ciudad más abajo, esperando que no vayáis a mirarlo en este momento, sino que tratéis de ir adivinándolo poniendo a trabajar vuestras exquisitas células grises.

      De momento, inserto 2 Fotogramas de la película (en las que se ve a MARGIE llamando a gritos a su papá); justamente, mirando estas 2 fotografías, conseguí averiguar de qué ciudad se trataba. Hay un río; y hay un cruce de calles. Una de esas calles se intuye, solamente; y termina ahí en su extremo Sur. Y, además, es casi perpendicular al río… No es tan difícil, pues, a la vista de esto, averiguar el nombre de la ciudad de rodaje:

     También he conseguido, gracias a la colaboración de la mexicana DIANA FRANCO, algunas fotografías sobre el rodaje de “Margie“, aparecidas en su momento en la célebre revista “Life“. Igualmente, tengo más información, a modo de miscelánea, sobre la misma (sobre la película, digo).

      Y apuntar que la susodicha película no me ha decepcionado, en absoluto. Ése era mi temor, pues podría haber resultado que yo la tuviese demasiado idealizada, tras sesenta años, y recordando apenas 3 escasos momentos de la misma.

      En las 2 siguientes Fotografías, podemos ver las “famosas” BRAGAS-BOMBACHAS de MARGIE, que tienen especial protagonismo en el desarrollo de la historia que se cuenta en la película:

     Aspecto actual (en 2011) del edificio real en el que se situó el CENTRAL HIGH o INSTITUTO en el que MARGIE “estudiaba” en la película, supuestamente, en 1928:

     Sin embargo, las 2 imágenes siguientes nos muestran cómo estaba ese edificio en 1946, cuando se rodó la película (pero situando la acción en 1928):

Y otra imagen de la película, con el Instituto al fondo. Obsérvese, en la esquina inferior de la izquierda, el coche de propaganda electoral de Hoover, que sería presidente de los Estados Unidos desde 1929 a 1933. Y obsérvese bien el “campus”, que en la actualidad si está algo cambiado.

 A continuación, varias imágenes de MARGIE, antes y después de su baño. Las que están en “Blanco y Negro” no aparecen en la película:

 Como resumen, añadir que se trata de una película que ha debido merecer mucho mejor trato en su tiempo, y, también, en el Siglo XXI.

     Ni le falta ni le sobra nada. Sus escenas están sabiamente calibradas, dejando al espectador “con ganas de más”.

     Jeanne Crain “borda” el personaje; al que, años más tarde, recrease varias veces en distintos montajes radiofónicos.

     La música nunca molesta en este espléndido filme.

     Hay humor del bueno (incluso, político, con una severa alusión de la abuelita de Margie a “ese tonto de…”, refiriéndose al presidente Coolidge, el parco en palabras. Y un discurso colegial de la tal Margie en contra del imperialismo estadounidense, que aún hoy se podría aplicar a las presencias masivas de militares americanos en distintos países, que todos conocéis).

     Bárbara Lawrence, amiga y antagonista de Margie en la película, borda, también, sus actuaciones como cantante, como bailarina y como patinadora sobre hielo (no es perdáis las escenas en la pista de patinaje, en espléndido Technicolor). Amén de su magnífico trabajo interpretativo.

     Inolvidables, los personajes de la abuela y del padre de Margie; así como muy discreta, pero acertada, interpretación de Glenn Langan, que lo tomó por haber rechazado ese papel el “más famoso” y supremamente estólido  Cornel Wilde (al que la FOX castigó por eso, merecidamente)…

     Maravillosas y cortas canciones que saben a poco.

     Y no hay que olvidar la magnífica contribución de la “tata” de Margie, quien interviniese en otra famosísima película. ¿Os suena eso de “Señoriiita Escarlaaata”?

     Y un guión exquisitamente cuidado por la autora de “MI HERMANA ELENA” y sus dos colaboradores.

     La ambientación es reconocida por José Luis Garci como superior a la de la propia “MY FAIR LADY”…

     Como suele ocurrir, y desconozco la misteriosa razón, una vez más la comedia de alta factura quedó relegada a un ostracismo inexplicable.

   ¡Ah! Y la ciudad en la que se rodó esta preciosa película es RENO, la del Estado de Nevada.

Peatonazo dil Iter Rondis (o El Conciliador Frustrado).

Copyright, 2011.  Antonio Gualda.

Anuncios

Acerca de peatonazo

Soy un peatonazo, de los de toda la vida.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s